Blogia
El blog bien este, siempre...

Vale un Potosi...

Vale un Potosi...

La ciudad de Potosí, ubicada al sur de la República de Bolivia y capital del departamento del mismo nombre. Se encuentra en la cordillera de los Andes, cerca de Sucre, a 3,960 m de altitud,. Es un centro minero que produce estaño, plata, cobre y plomo. Su producción industrial es una de las más importantes del país, cuenta con fábricas de alimentos procesados, muebles y cerveza. Su patrimonio arquitectónico está representado por numerosas construcciones coloniales: la catedral, de estilo gótico; la Casa de la Moneda, construida entre 1,757 y 1,773, la que conserva importantes archivos coloniales y constituye uno de los edificios civiles más destacados de Iberoameérica; así como, la Universidad Tomás Frías. Potosí fue fundada en 1,546, un año después de que se descubrieran minas de plata en el cerro Rico, a cuyos pies se levantó la ciudad. En 1,611 era la mayor productora de plata del mundo y tenía 150,000 habitantes; sin embargo, en 1,825 prácticamente la plata se había agotado y su población descendió a 8,000 habitantes. A comienzos del siglo XX, la explotación de estaño se incrementó por la demanda mundial y, como consecuencia, la ciudad volvió a experimentar un crecimiento importante.

Potosí ha sido Declarada "Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad" por la UNESCO. En algun momento, en la historia de Potosí, abundó el esplendor y el lujo, las fiestas en las refinadas casonas, historias, mitos, leyendas y la incesante plata extraída de uno de los cerros; las que fue la razón del nacimiento de una ciudad, que hoy espera ansiosa la visita de todos los viajeros que deseen explorarla.

La ciudad de Potosí, también denominada, "Villa Imperial" desde el año 1,547 por el emperador de España rey de la época, es uno de los lugares más fascinantes de Bolivia; no sólo por su historia, escondida en cada rincón, sino también por el resguardo de las riquezas naturales más importantes del mundo.

La ciudad ha sabido conservar sus raíces hasta la actualidad, afirmación garantizada por la apariencia intacta de su arquitectura colonial, las costumbres de su gente y la presencia de culturas indígenas con expresiones auténticas, transmitidas de generación en generación que todavía hoy persisten.

Siendo la ciudad capital del departamento que lleva su mismo nombre, Potosí se halla al sur de Bolivia, cercada por la Cordillera de los Andes y a los pies del Cerro Rico, el importante centro minero causante del nacimiento la misma. Por su ubicación, Potosí se convierte en la tercera ciudad más altas del mundo, ya que se encuentra a 3,960 metros de altitud.

Durante la época previa a la industrialización, el Cerro Rico(Mina de Potosí), fue el principal proveedor de plata del mundo, razón por la cual surgió la urbe más poblada de América. Con cerca de 160,000 habitantes, lograba superar la población de Londres y París.

En aquellos años, la riqueza afloraba en todos los rincones de Potosí y esto se veía reflejado en las opulentas construcciones, elegantes casas, majestuosas iglesias y principalmente, en la Casa de la Moneda lugar en el que se acuñaba el metal y se convertía en moneda de circulación en todo el imperio. El poderoso imán hizo florecer a grandes artistas de la época como pintores, orfebres, escultores, músicos, escritores; era una gran fuente de inspiración para todos estos, quienes le dedicaron gran parte de sus vidas.

Para significar la opulencia se hizo corriente la exclamación "Vale un Potosí", haciendo referencia al famoso Cerro, desde donde se extrajo infinitas toneladas de plata para España, lo que originó la leyenda de que con tanto mineral, se hubiese podido tender un puente de plata entre Potosí y Madrid.

Calles silenciosas y solitarias, casas antiguas, veredas estrechas. Al fondo, la imagen del Cerro Rico domina el altiplano; hasta hoy decenas de mineros se pierden en sus socavones y bocaminas, pero nada es como antes. Ya no hay delirios de plata en esta vieja Villa Imperial, que debido a las diversas crisis mineras sucedidas años posteriores y el comienzo de enfrentamientos contra el régimen español por la obtención de la independencia, fueron las causas que afectaron al desarrollo de la ciudad.

A pesar de su desgaste y del agotamiento de sus minas, Potosí es un increíble destino turístico para quienes gusten de la aventura y de la sabiduría que sólo una ciudad de estas características puede brindar.


CIUDAD COLONIAL

El estilo colonial decora toda la ciudad con calles adoquinadas en distintos desniveles, las tejas desgastadas ondulando los techos, las fachadas barrocas mestizas, decenas de iglesias, se puede decir que cada elemento contribuye a crear un típico escenario de película.

Habitantes apacibles, tranquilos e inhibidos ante la presencia de personas extrañas, dominan el territorio. Nada anormal, es la clásica curiosidad despertada a causa de quienes son desconocidos entre los pobladores.

A pesar de la educación primaria gratuita para los más pequeños y la presencia de ciertas universidades públicas y privadas, la cultura tiene un fuerte arraigo indígena, no sólo en su lengua y arquitectura sino también en su vestimenta y etilos de vida. Esta influencia es la que convierte a la ciudad en un lugar tan original como único.

Los casi 4,000 metros de altura, en donde se ubica Potosí, se sienten en cada caminata que llevan al recorrido de la ciudad. Tan sólo con la primera mirada, nos podemos dar cuenta del estilo que se mantiene en perfecto estado. Diferentes estructuras arquitectónicas son testimonio de lo rica y poderosa que fue durante épocas pasadas.

Uno de los ejemplos es la famosa Casa de la Moneda, uno de los edificios más importantes de Sudamérica que data del año 1,750. Su constructor fue Salvador de Vila, quién también estuvo a cargo de los edificios construidos en México y Perú.

Era el lugar en el que se acuñaba el metal y se convertía en moneda de circulación en todo el imperio. La casona ocupa el espacio de una manzana y atesora valiosas muestras de pinturas y esculturas, además de muebles y de otros objetos de interés histórico. Hoy, prácticamente convertida en museo, es una de las atracciones turísticas más importantes de Potosí en donde el viajero puede maravillarse al observar cada uno de los elementos componentes que crean el contexto propio de la época, transmitiendo la sensación de estar inmerso en aquellos enriquecedores años.

Otro símbolo de la ciudad es la Torre de la Compañía, un convento religioso del siglo XVIII que refleja el máximo esplendor de Potosí. Su edificación se concibió como un arco de triunfo con circo aberturas, treinta y dos columnas salomónicas y tres cúpulas de media naranja. Es una ostensible expresión de la espiritualidad de la época, en lo que se refiere a la religión Católica.

En la iglesia de San Francisco al igual que en la de San Lorenzo, puedes observar una gran exposición artística en su interior, con la inclusión de deidades indígenas y símbolos del Cristianismo. Estas son sólo un parte de las numerosas iglesias que se hallan en Potosí que se distribuyen prácticamente cada dos cuadras.


MONTAÑA MAJESTUOSA

El Cerro Rico constituye la valiosa riqueza de la ciudad, el cerro vigilante y eterno es atravesado por muchas bocaminas y socavones, muchos de los cuales están interconectados formando intrincados laberintos.

Su nombre, en idioma quechua, "Sumaj Orko", significa cerro magnífico y alude a la abundancia de plata contenida en este monte minero. La primera veta de este metal fue descubierta por Diego Huallpa. El conquistador español Gonzalo Pizarro se adueñó del asentamiento minero levantado alrededor del cerro, que dio lugar a la fundación de la ciudad de Potosí un año después.

En su interior, la mina Pailaviri, se encuentra dividida en 17 niveles a los cuales se puede acceder mediante un elevador que alcanza los 240 metros de profundidad. La temperatura varía en los 45º C. Hacia arriba del nivel de ingreso a unos 70 metros de altura, puedes encontrarte con el "Tío", una representación del demonio o deidad poseedora de las minas a quien se ofrenda para sacar el metal de sus entrañas. Pailaviri trabaja sin cesar desde el año 1,545 y se la considera como la mina más antigua cercana a la ciudad. 
                     

Fuente: http://www.enjoybolivia.com/espanol/lo-nuevo/potosi-patrimonio-cultural.shtml      

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

potosi -

Interesante informacion la que muestran.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres